lunes, 20 de junio de 2016

Visitas que merecen la pena

Desde hace poco más de un año en nuestro centro educativo nos vamos de vez en cuando de excursión. No hablo de las salidas más o menos habituales con el alumnado, que también las mantenemos, por supuesto. Me refiero a excursiones que hacemos todo el equipo docente a otros centros para conocer nuevas experiencias y proyectos. Le hemos dado formato de actividad periódica, "Dando una vuelta por los centros de adultos" le llamamos, y nos hemos propuesto llevarla a cabo, por lo menos, una vez cada curso.

Éste ha sido un año excepcional, cierto, donde hemos tenidos recursos (excepcionales) para descubrir el funcionamento de otros centros educativos de nuestra etapa (véase Profes en red, centros en red: ¿Por qué colaborar con otros centros? o Colaborando sabe mejor). Así pues, hemos conocido los entresijos y las claves de interesantes proyectos de centros de Barcelona, Valencia, Madrid y Bilbao. Todo un lujo y un placer, la verdad, además de un aprendizaje impresionante.

El viernes pasado tocó aprender de los compañeros del CFA Can Serra de l'Hospitalet, un centro de personas adultas con una amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de aprendizaje-servicio. En la visita pudimos descubrir proyectos muy interesantes (véase CFA Can Serra: projectes educatius d'escola) que tienen como eje central la vinculación del alumnado con el centro y de la comunidad educativa con su entorno social. En definitiva, proyectos que contribuyen a fortalecer los lazos entre profesorado y alumnado y entre el centro y la comunidad.

Pero más allá del innegable valor de los proyectos presentados por el equipo del CFA Can Serra y de las ideas que de ellos se derivan, este tipo de encuentros merecen la pena por muchos otros motivos. Primero, porque fortalecen a los equipos, tanto a los visitantes como a los visitados. A estos últimos por el orgullo de explicar el propio proyecto y a los primeros por el contraste y comparativa con las propias prácticas. Segundo, porque te permite contrastar y compartir problemas, inquietudes (también soluciones) las cuales si nos encerrados en nuestros centros pueden enquistarse o simplemente adolecer de una visión más general. Y, tercero, porque te das cuentas de que no estás solo y de que existen numerosas personas deseando trabajar en red y compartir y colaborar para continuar fortaleciendo la educación para personas adultas como un espacio de segundas oportunidades.

Así pues, muchas gracias a los compañeros del CFA Can Serra y a los del resto de centros visitados en los últimos tiempos (CFA Palau de Mar, CEPA Sierra Norte, EPA Iturribide, FPA Malvarrosa) por abrirnos las puertas de sus escuelas y ayudarnos a aprender y a crecer como centro educativo. Lo dicho, ¡visitas que merecen la pena!


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada