viernes, 21 de febrero de 2014

7 consejos para preparar la vuelta a las aulas

Habitualmente en los centros de formación de adult@s recibimos a muchas personas que pretenden reanudar su formación. Los perfiles son múltiples y variados pero la gran mayoría destaca por no tener claros los pasos a seguir para reintegrarse en el sistema educativo. Títulos desaparecidos, convalidaciones de estudios, oferta formativa, horarios, precios... Aclarar todos estos aspectos resulta fundamental para que esta vuelta a las aulas sea exitosa. En base a nuestra experiencia, aquí van algunos consejos prácticos para facilitar todo el proceso.

¿Qué estudio? Es la gran pregunta durante el proceso de orientación. Muchas personas dudan entre distintos ciclos formativos, si prepararse para obtener el graduado en educación secundaria o para acceder a un ciclo de grado medio o superior... Mal haríamos en los centros de adultos en decir a unos y a otros qué estudios deben cursar. Sí recomendamos, en cambio, ser prácticos e intentar vías de estudio que resulten atractivas y viables para la persona interesada, aunque tal y como está el mercado laboral...
 
¿Tienes toda la información? Antes de decidirse por una u otra opción es imprescindible conocer detalladamente los programas de estudio, la localización de los centros, las vías de acceso, horarios, precios... Es decir, toda aquella información práctica que va a condicionar nuestro día a día durantes los próximos meses, incluso años. Los departamentos de educación de cada comunidad autónoma suelen facilitar detallada información al respecto. Como a veces esta información puede ser difícil de digerir, recomendamos pedir cita en un centro de adultos para resolver aquellas dudas que puedan surgir.

¿Has pensado en tus horarios? Es importante planificarse para poder afrontar el reto de la vuelta a las aulas con garantías de éxito. Elaborar un sencillo calendario de tareas puede ser muy útil para planificarnos. Normalmente, los estudiantes adultos deben compaginar sus estudios con infinidad de actividades: obligaciones familiares, trabajo, hobbies... Organizarnos bien, especialmente si venimos de largos períodos de inactividad académica, es imprescindible ya que nos proporcionará seguridad y confianza, además de contribuir a la mejora del proceso de aprendizaje.

¿Eres realista en tu elección? Otro aspecto importantísimo es conocer tu punto de partida. Al asesor económico del expresidente Zapatero le pillaron en una conversación off the record asegurándole que le enseñaría todo lo que necesitaba saber de economía "en dos tardes". Viendo los resultados la conclusión es clara: debieron emplearse más a fondo. Quiero decir que quizá debemos suavizar los excesos de ambición y decidirnos por propuestas que actualicen nuestro bagaje académico para después poder hacer frente a otros retos con mayores probabilidades de éxito. Lo contrario puede generarnos desmotivación y frustración.  La prisa, normalmente, es mala compañera de estudios.

¿Eres excesivamente pesimista? Un gran número de personas vuelve a las aulas con muchas inseguridades. Es normal. A menudo muchos de nuestros estudiantes retoman sus estudios después de años, décadas incluso, alejados de las aulas. La confianza se adquiere con la práctica y, en este sentido, el apoyo y acompañamiento de los profesores y tutores debe permitir que aquellos alumnos que se sienten abrumados en el inicio de curso adquieran esa seguridad que les falta en un principio.

¿Tienes un plan B? ERES y despidos de diversa índole, nuevos trabajos, cambios de domicilio, necesidades económicas apremiantes, enfermedades de larga duración, obligaciones familiares... La vida del estudiante adulto es, en los tiempos que corren, más mutante que nunca. Puede ser interesante, pues, tener un plan B que flexibilice nuestro plan de estudios y nos permita continuarlos en caso de cambios importantes en nuestro día a día. La formación semipresencial y/o a distancia o la preparación libre de pruebas oficiales pueden ser alternativas a la formación presencial.

¿Piensas más allá del título? Con la que está cayendo, la simple posesión de un título académico no asegura un ingreso inmediato al mundo laboral. Así pues, pensar más allá de la certificación académica puede mejorar nuestras opciones de ocupabilidad. En este sentido, formaciones dirigidas a la mejora de las competencias profesionales, además de los idiomas y del conocimiento de las nuevas tecnologías, permitirán complementar nuestra formación y estar mejor posicionados para las ofertas que puedan venir.

Estos son solo algunos consejos para facilitar el regreso a los estudios. Quizá falta el principal: ¡ÁNIMO! Aunque la situación es difícil, nuestra experiencia en los centros de adultos nos asegura que un montón de posibilidades se abren detrás de cada vuelta a las aulas.¿Preparado?


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada