sábado, 19 de julio de 2014

8 mantras para la mejora de la práctica docente (II)

Hace días apuntábamos algunos mantras para mejorar nuestra práctica docente (ver post aquí). Concretamente, señalamos la importancia de mantener altas expectativas respecto nuestro trabajo, trabajar y esforzarnos en que ningún alumno se quede atrás, orientar nuestro trabajo hacia el aprendizaje o atender adecuadamente la diversidad como algunas de las ideas elementales para mejorar nuestro trabajo en las aulas y, en general, en nuestros centros educativos.  Aquí van unas cuantas más.

Quinto mantra: utilizar el conocimiento y trabajar con evidencias. Uno tiene la sensación de que muchas veces tomamos decisiones sobre nuestro trabajo basándonos en simples percepciones, sensaciones o incluso en ideas preconcebidas. Es importante trabajar con evidencias, manejar datos que muestren lo más objetivamente posible los resultados de los procesos de enseñanza-aprendizaje, entre otras cuestiones. No se trata de cuantificarlo todo, ni mucho menos, pero sí de tener datos objetivos que nos den una visión lo más realista posible sobre cuál es la situación específica de tal o cual propuesta formativa. Quizá así nos ahorraríamos muchos debates surrealistas en algunos claustros...

Sexto mantra, cooperar. Fácil decirlo y (muy) difícil hacerlo. Para muchos profesionales de la educación es, sin duda, el gran caballo de batalla. Es cierto que en muchas ocasiones las condiciones de trabajo no ayudan nada a favorecer la cooperación entre el profesorado o entre departamentos, especialmente en secundaria. Plantillas ajustadas, currículums extensísimos o el desarrollo de múltiples funciones y roles hacen que cada profesor haga "la guerra por su cuenta" y se aisle en su trabajo y en su aula dejando de colaborar, a veces ni siquiera sabiendo que hacen sus alumnos con el resto de sus compañeros. Deberíamos hacer un esfuerzo por trabajar de manera más cooperativa buscando espacios donde compartir nuestras experiencias en el aula y crear estrategias conjuntas de trabajo. En este sentido los equipos directivos pueden jugar un papel fundamental en la creación de estos espacios de intercambio y de trabajo colaborativo.

Séptimo mantra: transparencia. Transparencia con el alumnado, con los compañeros... Transparencia de los equipos directivos para con el profesorado, del profesorado hacia las familias... Una institución transparente genera mucha más credibilidad y apego que otra opaca donde no se sabe cómo se toman las decisiones, por qué motivos, donde no se rinden cuentas a la comunidad educativa... Dentro del aula igual: cuanto más transparente sea nuestra práctica docente (sistema de evaluación, hitos, desarrollo de las clases...) más claro tendrá nuestro alumnado cuál es el camino hacia la consecución de sus objetivos y, seguramente, mayores probabilidades de éxito.

Y, por último, octavo mantra: asegurar la participación, compromiso y corresponsabilidad de la comunidad educativa. Parece evidente, también, que contar con el apoyo y la participación de la comunidad educativa es un punto a favor (un puntazo, de hecho) en la persecución de mejores resultados no sólo académicos, sino también sociales y personales de nuestro alumnado. A veces podemos limitarnos a pensar en la comunidad educativa como padres de alumnos y listo, pero muchos centros hacen de este concepto una idea mucho más amplia extendiéndolo a numerosos y variados agentes de su entorno: empresas, instituciones públicas, asociaciones, clubs deportivos... Del contacto con estos agentes se derivan sinergias muy interesantes que pueden contribuir enormemente a la mejora del rendimiento de nuestro trabajo.

En definitiva, se trata de ocho ideas o conceptos que pueden ayudarnos a mejorar nuestra práctica docente. Seguro que tú tienes muchos más, ¿los compartes aquí?

Algunos posts más sobre profes (y tal):


Viñeta de Faro (más chistes gráficos en su web)
Obtén los materiales de la presentación de Eugeni García-Alegre clicando aquí.

12 comentarios :

  1. Gracias a ti por pasarte por aquí, Silvia!

    ResponderEliminar
  2. Suscribimos también estas cuatro http://fjteijido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo! Tan evidente y, en algunos casos, tan lejos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tan sencillo y tan difícil a veces, ¿verdad? Un abrazo

      Eliminar
  4. Es curioso, por no decir triste, que lo más obvio, práctico y lógico en las aulas resulte a veces una utopía o una odisea. La docencia, a mi entender, es vocacional y todos debemos estar por todas estas labores. Por cierto, me encanta el octavo mantra: hay que implicar más a la sociedad en la tarea de educación. Todos somos educadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eva. Estoy muy de acuerdo. Muchas veces nos olvidamos de temas obvios y evidentes. Respecto a la implicación del entorno en los procesos de trabajo en los centros, me parecen fundamental. Existen un montón de recursos que podemos utilizar en nuestro día a día y que enriquecen enormemente nuestro trabajo. En ello estamos. Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar. Un saludo!

      Eliminar
  5. Buenos Días.Después de haber leído con profundidad el tema que usted trata. Es evidente que son múltiples los factores que inciden en la práctica educativa y en consecuencia que están implicados en su mejora, puedo añadir que para mejora la práctica docente tambien hace falta que haya un compromiso entre toda la comunidad escolar para así fomentar un aprendiaje adecuado para todos. Es cierto, que es muy necesario fomentar la participación del alumno haciendolo un ser más activo y crítico de su propio aprendizaje, pero sin duda es totalmente necesario encontrar tiempos y espacios para la reflexión crítica sobre nuestra propia práctica, individual y colectivamente realizada, sobre cómo categorizamos nuestras acciones, sobre las relaciones que establecemos entre nuestras acciones y las que demandamos a nuestro alumnado, sobre la coherencia de todo ello con el fin que perseguimos, que no es otro que el aprendizaje del alumnado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo con su apreciación. El trabajo transversal y el remar todos a una (incluido el alumnado) es clave para tratar de mejorar nuestra práctica y, sobre todo, el aprendizaje generado. En fin, seguimos en ello! Gracias por pasarse por aquí a comentar!

      Un saludo!

      Eliminar